Seleccionar página

El cofundador de Waze, Uri Levine, invierte en un chatbot para reservar restaurantes similar a Eli de 1MillionBot pero con prestaciones más limitadas. Waze se vendió a Google en 2013 por más de 1,000 millones de dólares.
El chatbot permite a los usuarios ordenar una mesa 24 horas/7 días en menos de un minuto en hebreo o inglés, pero no responde bien al formato de las horas ni tampoco responde a preguntas sobre el restaurante. En lenguaje general su interacción es nula.
 Order.Chat  es la empresa que ofrece este servio a los restaurantes de Israel. Order.Chat en su publicidad afirma que el servicio es «el primero de su tipo en el mundo» utilizando tecnología inteligente «para resolver la frustración y la complejidad de reservar una mesa en restaurantes».

Usando el sitio web, los comensales «pueden hacer una reserva fácilmente a través de chatbot en cualquier restaurante, en menos de 60 segundos y sin hacer ninguna llamada telefónica».
El servicio ayuda a encontrar una mesa disponible y hacer la reserva, o identificar alternativas recomendadas en caso de que el restaurante esté completo. Order.Chat está disponible solo en Israel, en inglés y en hebreo, pero la startup planea, según algunos medios, expandirse globalmente en el futuro.

La clave del éxito de un chatbot que reserva mesas es que un promedio de una llamada telefónica para reservar una mesa tarda 5,5 minutos y, a menudo, implica esperar en la línea y un entorno ruidoso con muchas distracciones. Una conversación con un chatbot promedio según Order.Chat dura aproximadamente 50 segundos, asegura Alon Schwartzman, el co-fundador y CEO de Order.Chat. sin ningún problema.
El sistema todavía tiene algunos fallos muy simples. En la descripción de los reporteros que lo han probado, esta es la experiencia de usuario: 

  1. En el sitio web, el chatbot solicita el nombre del restaurante y la fecha y hora de la reserva solicitada.
  2. Si por ejemplo escribes 19,30 (usando una coma por error), el robot dice: «Lo siento, pero no te entendí, intentémoslo de nuevo». ¿A qué hora quieres reservar? ”.
  3. Si se escribe a las 7.30 pm  el chatbot nuevamente envía el mensaje de «no entiendo»
  4. Hasta que no se escribe las 19.30 (con un punto, no una coma) no responde:“ Gracias . ¿Cuántos comensales complacen? ”.
  5. Por último el chatbot pregunta sobre“ solicitudes especiales ”(ej una mesa externa) y, finalmente le pregunta al usuario el nombre y número de teléfono.
  6. Finalmente el chatbot dice: «Casi hecho. Comprobación de disponibilidad de mesas con el restaurante. ¡Lo actualizaremos CUANTO ANTES! «Y también» Tenga en cuenta que su reserva aún no está aprobada «.

Unos minutos más tarde, el sistema mandó dos mensajes contradictorios. Por una parte el usuario recibe un mensaje en el sitio web que decía: «Reservé una mesa» con el nombre del restaurante, la fecha y el número de comensales. Al mismo tiempo también se recibe un mensaje de texto sobre la reserva. Parece que ha funcionado.

Eli, 1MillionBot, un chatbot de restaurantes con más prestaciones

En la página web de Eli en 1MB, se presenta de la siguiente forma:

«Hola, soy Eli la asistente virtual de El Portal. Le ayudaré a gestionar sus reservas y muchas cosas más.
¿Quiere organizar una comida o cena con amigos? ¿Le gustaría saber cuál es nuestro plato estrella, el ingrediente más raro o simplemente consultar la carta de vinos? ¿Le gusta la decoración y la música de El Portal?  Pregúnteme por cualquier cosa relacionada con El Portal y le resolveré encantada las dudas que le surjan.

Según los autores el entrenamiento ha sido más complejo que su homónimo israelí.
Es un chatbot que aparte de interactuar con los CRMs de reservas, se conecta a bases de datos para actualizar su información y además contesta en torno a unas 200 preguntas diferentes sobre chatbots, responden los autores.

Restaurante El Portal, con Eli en el extremo inferior izquierdo

El Restaurante El Portal es un referente nacional e internacional. la revista Forbes lo califica como un referente de innovación a nivel mundial en lo que califica de la revolución del «gastrobar» el híbrido de bar y restaurante.