Seleccionar página

Parece difícil creer que hace una década no existía ni Siri, ni ningún chatbot, y el hecho de que los ordenadores que mantenían conversaciones inteligentes, eran ciencia ficción.

Este año 2020 será un año emocionante y expectante para los asistentes conversacionales ya que los chatbots unen fuerzas con otros asistentes digitales y se integran mejor con las tecnologías back-end para ofrecer mejores experiencias de usuario y aumentar la productividad.

Parece que la ética en la IA y los problemas de trazabilidad y sesgo dominarán no solo la Ia conversacional, si no la inteligencia artificial en los próximos meses.

  1. La ética de la IA ocupará un lugar central

A medida que se expande el uso de la inteligencia artificial, también lo hace la regulación que lo gobierna. La Unión Europea ya ha introducido pautas sobre la ética de la IA y en su último estudio analiza en profundidad el contexto y la implementación. Uno de los puntos clave es que las empresas eviten un sesgo injusto al diseñar productos y servicios.

Por ejemplo, es posible que se introduzca un sesgo inadvertidamente durante el desarrollo de un sistema de conversación de IA al elegir los datos de entrenamiento incorrectos o en el algoritmo de aprendizaje automático. Aquí la trazabilidad es la clave, y la Unión Europea espera las empresas documenten todos los datos y procesos, esto puede resultar difícil para aquellas empresas que usan sistemas de aprendizaje automático puros sin posibilidad de ver los datos de entrenamiento.

2. Colaboración digital entre chatbots y otros asistentes virtuales

La revolución del chatbot ha hecho que las empresas construyan una multitud de bots conversacionales por su cuenta con herramientas diferentes. Por este motivo, ahora las empresas se enfrentan a un desafío difícil: cómo escalar una inversión potencialmente ya considerable en tecnología conversacional y ofrecer consistencia estratégica.

Este año los chatbots comenzarán a colaborar a través de una capa inteligente. Esto, junto con una integración más profunda en la tecnología a través de conectores fáciles de usar, aumentará las capacidades de los chatbots y permitirán que las empresas puedan ofrecer una experiencia mejor y más inteligente a sus usuarios, aumentando la productividad.

3. Aumento de nuevas habilidades a medida que la IA conversacional ponga a sus usuarios en el centro

La construcción de asistentes conversacionales ya no es cosa solo de desarrolladores y lingüistas computacionales. Las empresas incluyen cada vez más usuarios comerciales en los equipos de implementación, lo que les permite colaborar en desarrollo y mantenimiento de asistentes, lo que demuestra que la nueva tecnologías traerá consigo nuevas oportunidades de empleo.

Los diseñadores se asegurarán de que los flujos de la conversación incluyan todo, desde valores de marca hasta preguntas abiertas que comprendan mejor las necesidades del cliente. Los líderes de equipo además de conocer los procesos de negocio tendrán que conocer las peculiaridades de esos procesos. Los diseñadores mejorarán la comprensión visual y añadirán avatares capaces de reaccionar las emociones de la conversación.

La clave será su capacidad para colaborar como equipo en la construcción y mejora de los asistentes conversacionales, lo que significa que la plataforma de desarrollo debe tener características como flujos de trabajo, pruebas automatizadas, control de versiones e interfaces gráficas fáciles de usar.

4. El enfoque híbrido del desarrollo

Un modelo híbrido de lenguaje natural combina las ventajas de aprendizaje lingüístico y automático. En 2020, veremos que este enfoque pasará al siguiente nivel, las propias plataformas de desarrollo ofrecerán la inteligencia para decidir dónde se usa cada modelo para optimizar mejor el rendimiento de las conversaciones.

Esto facilitará al desarrollador la creación de una aplicación sólida al mezclar y combinar automáticamente la tecnología subyacente para lograr mejores resultados. Este aumento en la hibridación hará que la tecnología de los asistentes sea más productiva, donde la plataforma de desarrollo incluye un profundo conocimiento lingüístico.

5. El futuro de los grandes

¿Qué pasará con Facebook, Amazon, Microsoft, Google y Apple? Seguramente continuarán con los papeles que ya tienen e innovarán con temas distintos. Por ejemplo, Google y Microsoft tienen grandes bibliotecas de productos que pueden explotar.

Es probable que Amazon impulse su iniciativa de interoperabilidad de voz. Lo que hará el resto, tendremos que esperar y ver, pero dado que Apple ya está dando grandes pasos para abordar las preocupaciones de privacidad y la inclinación de Facebook por estar constantemente en las noticias por su presunto abuso de privacidad, supongo que abordar el espinoso tema de la ética de la IA será una prioridad en la agenda.

Fuente: Forbes