Andrew Ng está enseñando a más personas que cualquier otro, sin involucrar universidades

El principal atractivo de los MOOC’s (cursos masivos abiertos en línea) ha sido que los estudiantes pueden acceder a cursos de las universidades más famosas del mundo, pero el panorama está cambiando.

Un dato muy significativo

Tres de los diez cursos más populares en Coursera no son producidos por un colegio o universidad, sino por una compañía. Esa compañía, llamada Deeplearning.ai, es un proveedor único de educación superior. Se basa esencialmente en la reputación de su fundador, Andrew Ng, que enseña los cinco cursos que ofrece hasta ahora.

De hecho, el MOOC original de Andrew Ng sigue siendo el curso más popular ofrecido por Coursera. Desde que el curso comenzó en 2012, ha atraído a más de 1,7 millones de estudiantes. (Ahora funciona a demanda, para que las personas puedan inscribirse en cualquier momento).

Su nueva serie de cursos a través de Deeplearning.ai, que comenzó el año pasado, ya han superado los 250,000 inscripciones. Incluso teniendo en cuenta las bajas tasas de finalización de los MOOC, todavía significa que cientos de miles de personas se han sentado a mirar los videos de conferencias de Ng.

En otras palabras, Andrew Ng probablemente enseña más personas que cualquier otra persona en el planeta, lo que lo coloca en la posición de tener un impacto sin precedentes en este campo emergente.

Por ahora, ofrecer cursos en Coursera es lo único que hace Deeplearning.ai, y es probable que sea un negocio lucrativo. Cada uno de los cinco cursos que tienen disponibles, dura entre dos y cuatro semanas, y los estudiantes que completan con éxito los cinco obtienen un certificado. (La secuencia de cinco semanas es lo que Coursera llama una “Especialización”).

Por lo general, Coursera comparte la mitad de los ingresos de cada curso con el proveedor, y un portavoz de Coursera,  Arunav Sinha, dice que Deeplearning.ai tiene “una cuota de repartición bastante estándar”.

Kian Katanforoosh es el co-creador de los cursos de aprendizaje profundo y figura como el asistente principal de enseñanza para todos ellos.

“Creemos que para dar forma al futuro, existe una gran necesidad de ingenieros de IA”, dice. “Estamos realmente sorprendidos por la cantidad de personas que hacen los cursos”.

Cuando se le preguntó si los estudiantes dudan en invertir tiempo y dinero en los cursos de la compañía, ya que no tiene acreditación ni afiliación con una universidad, Katanforoosh dijo que no es el caso.

“No somos una universidad, pero el contenido que enseñamos es muy aplicado e importante en la industria”, dice. “Creo que tenemos la oportunidad de tener un nombre bastante grande en IA y en loscírculos de ingeniería de software”.

Además, agrega, el nombre de Coursera ahora lleva caché para algunos empleadores, incluso sin una universidad de por medio. Como dijo Katanforoosh: “Coursera es una compañía mundialmente famosa, y probablemente más famosa que muchas universidades”.

En otras palabras, cuando los cursos se convierten en productos digitales en plataformas como Coursera, es posible que las universidades desaparezcan de escena con el tiempo. Y en un panorama en el que la reputación supera a la acreditación, es probable que surjan más proveedores de educación basados ​​en un solo pensador.

Cuando los cursos se convierten en productos digitales en plataformas como Coursera, las universidades pueden ver la disminución de su imagen con el tiempo.

Una dinámica similar siguió otro ex profesor de Stanford, Sebastian Thrun. El mismo año en que se fundó Coursera, fundó una compañía llamada Udacity, que hoy ofrece la mayoría de sus cursos sin la ayuda de universidades. Esta compañía ahora está valorada en más de mil millones de dólares.

James DeVaney, vicerrector asociado de innovación académica en la Universidad de Michigan (que ofrece dos de los 10 primeros cursos en Coursera) dice:

“Michigan y otras instituciones similares deberían asegurarse de que estamos ofreciendo algo de un valor convincente y diferenciado”, agrega. “Una de las formas en que podemos hacer eso está en nuestro alcance”, señalando que ninguno de los proveedores de cursos comerciales en plataformas MOOC puede cubrir el rango de materias que una universidad o colegio tiene. Y por eso argumenta que las universidades deben buscar oportunidades para colaborar en todas las disciplinas en sus programas en línea.

Mientras tanto, es importante tener en cuenta los límites del formato MOOC. Algunos argumentan que tomar un MOOC es más como leer un libro de texto que como participar en un curso universitario de un semestre.

Pero es más exacto llamar a estos cursos abiertos en línea una nueva categoría de experiencia de aprendizaje. Después de todo, los cursos de Deeplearning.ai impartidos por Ng requieren que los estudiantes entreguen asignaciones de codificación que son autocalificadas, y los estudiantes que pagan pueden hacer preguntas a los instructores en vivo. Y a diferencia de los libros de texto, los MOOC dan a los estudiantes la oportunidad de comprar un certificado de finalización para mostrar a los empleadores.

Lo que lleva a la pregunta que ha despertado un gran interés en los MOOC desde el principio: ¿pueden los MOOC (y ahora los certificados basados ​​en MOOC) reemplazar una educación universitaria tradicional?

La Universidad Carnegie Mellon anunció recientemente lo que, según afirma, es la primera licenciatura en inteligencia artificial , lo que la convierte en una especie de competidor del programa de certificación Deeplearning.ai de Andrew Ng.

Reid Simmons, profesor de investigación de robótica e informática en Carnegie Mellon, dirige su nuevo programa de IA expuso cómo cree que su programa difiere del de Ng:

“Proporcionamos una experiencia de aprendizaje rigurosa, integral e inmersiva, que es difícil de duplicar en un entorno on-line. El plan de estudios está diseñado para brindar a los estudiantes una exposición completa al campo de la inteligencia artificial, incluidas las habilidades matemáticas y de informática que necesitarán para utilizar y desarrollar las técnicas de inteligencia artificial en el futuro. Se debe tener en cuenta que el curso de certificado en Deep Learning es solo una parte muy pequeña (aunque ‘buena’) de la IA. Si bien no es un sustituto real de una licenciatura intensivo de cuatro año, dichos programas pueden proporcionar a los estudiantes que ya tienen una base adecuada para aprender rápidamente aspectos individuales del campo. Esto puede ser deseable para aquellos que no pueden tomarse el tiempo para invertir en un programa integral como una licenciatura “.

Su opinión es que hay mucho espacio para ambos tipos de opciones en estos días.

“Los dos enfoques satisfacen diferentes necesidades”, señaló. “Lo que es importante para nosotros es ver al mundo educado en las tecnologías, y CMU no puede manejar la carga por sí mismo; por lo que siempre estamos felices de escuchar acerca de enfoques adicionales que complementan nuestro programa “.

Fuente: EdSurge

Seguir leyendo:

X

Añadir Comentario

Scroll Up