Woebot, el chatbot respaldado por Andrew Ng para tratar la depresión

Se llama Woebot , y es un chatbot de Facebook desarrollado por investigadores de la Universidad de Stanford que ofrece terapia cognitiva conductual interactiva y, Andrew Ng, una figura destacada que anteriormente dirigió los esfuerzos para desarrollar y aplicar las últimas tecnologías de IA en Google y Baidu, ahora está respaldando el proyecto al unirse a la junta directiva de la compañía que ofrece estos servicios.

Andrew Ng tiene un chatbot que puede ayudar con la depresión

Dice Ng. “Si podemos tomar un poco de la visión y la empatía (de un terapeuta real) y entregar eso a escala en un chatbot, podríamos ayudar a millones de personas”

“Las personas más jóvenes son las peor atendidas por nuestros sistemas de salud actuales”, dice Alison Darcy , psicóloga de investigación clínica a la que se le ocurrió la idea de Woebot mientras enseñaba en Stanford en julio de 2016, que añade que esta prestación “También es muy estigmatizada y costosa”.

Darcy, que conoció a Ng en Stanford, dice que el trabajo que se realiza allí para aplicar técnicas como el aprendizaje profundo a los agentes conversacionales la inspiró a pensar que la terapia podría ser dada por un robot. Ella dice que es posible automatizar la terapia conductual cognitiva porque sigue una serie de pasos para identificar y abordar formas de pensar tóxicas. Y los avances recientes en el procesamiento del lenguaje natural han ayudado a que los chatbots sean más útiles dentro de dominios limitados.

La depresión es sin duda un gran problema.

Ahora es la principal discapacidad en EE. UU., Y el 50 por ciento de los estudiantes universitarios estadounidenses informan que sufren de ansiedad o depresión.

Darcy y sus colegas probaron varios prototipos diferentes sobre voluntarios universitarios, y encontraron que el enfoque de chatbot era particularmente eficaz. En un estudio que publicaron este año en una revista médica revisada por pares, se descubrió que Woebot reduce los síntomas de la depresión en los estudiantes en el transcurso de dos semanas.

Un chatbot puede parecer una forma tosca de dar terapia, pero Woebot funciona sin problemas gracias a una interfaz inteligente y a una tecnología bastante impresionante en lenguaje natural. El software notifica por adelantado que ninguna persona verá las respuestas, pero también ofrece formas de comunicarse con alguien si la situación es seria.

Las conversaciones con Woebot son dirigidas, pero el sistema puede comprender una gran variedad de respuestas. Te escribe todos los días y te guía por las etapas de la terapia. Por ejemplo, cuando le dices a Woebot que estas estresado por el trabajo, el bot ofrece maneras de reformular los sentimientos para que enfocarlos de forma más positivos.

El primer chatbot, Eliza , desarrollado en el MIT en 1966 por Joseph Weizenbaum , fue diseñado para imitar a un “psicólogo Rogeriano”. Eliza usó algunos trucos inteligentes para crear la ilusión de una conversación inteligente, por ejemplo, repitiendo respuestas a una persona u ofreciendo preguntas abiertas como “¿De qué manera?” y “¿Puedes pensar en un ejemplo específico?”. Weizenbaum se sorprendió al descubrir que la gente parecía creer que estaban hablando con un terapeuta real, y que algunos ofrecían detalles muy personales.

Alison Darcy también dice que tanto Eliza como Woebot son eficaces porque una conversación es una forma natural de comunicar angustia y recibir apoyo emocional.  Agrega que las personas parecen contentas al darse cuenta que en realidad funciona, y parecen disfrutar hablando con Woebot como si fuera un verdadero terapeuta. “La gente habla de sus problemas por una razón”, dice , “la terapia es conversacional”.

Ng dice que espera que la IA proporcione nuevos avances en el lenguaje en los próximos años, pero seguirá siendo relativamente inmaduro. Menciona que una mejor manera de analizar el significado del lenguaje ayudará a hacer que la herramienta sea más efectiva. Otros expertos en salud mental también parecen ser positivos acerca de la posibilidad de aplicar dicha tecnología al tratamiento.

Michael Thase , profesor de psiquiatría en el Universidad de Pennsylvania y un experto en terapia conductual cognitivadice que “Hay pruebas significativas de que las personas con niveles de depresión leves pueden beneficiarse de varios tipos de enfoques de terapia online o basados ​​en la Web”. Aunque agrega que los estudios han demostrado que dicha tecnología funciona mejor con la ayuda de una persona real. “Dedicar algún tiempo con un terapeuta real es útil”, dice.

Fuente: MIT Technology Review

Seguir leyendo:

Guardar

X

Sin Respuestas

Deja un comentario